La “bondad” y sus apariencias